lunes, 15 de junio de 2009

De un señor llamado Juan

Cuentan que hace mucho tiempo, en el Oriente, vivió un hombre muy sabio para su tiempo, un hombre que valoraba a todos los seres humanos por igual, un hombre cuyas ideas y palabras fueron, posteriormente, tergiversadas. Un buen día, este hombre fue apresado y muerto, por todo lo que había dicho, y por cómo había vivido. Sin embargo, la Verdad siempre permanece, y el hombre pudo volver.

Queriendo tener algo de lo que acusarle, un buen día le platearon este dilema. Esto a veces me recuerda a cosas que todos hacemos, y pretendidas acusaciones que lanzamos sin pensar que tal vez nosotros seamos también dignos de ellas. Yo no soy pastora de iglesia cristiana, por lo que no me entretendré en el sermon, pero la pequeña lección que sale de la historia, esa que a veces no queremos escuchar, es cosa de cada uno.


"Y Jesús se fue al monte de los Olivos. Y por la mañana volvió al templo, y todo el pueblo vino a él; y sentado él, les enseñaba. Entonces los escribas y los fariseos le trajeron una mujer sorprendida en adulterio; y poniéndola en medio, le dijeron: Maestro, esta mujer ha sido sorprendida en el acto mismo de adulterio. Y en la ley nos mandó Moisés apedrear a tales mujeres. Tú, pues, ¿qué dices? Mas esto decían tentándole, para poder acusarle. Pero Jesús, inclinado hacia el suelo, escribía en tierra con el dedo. Y como insistieran en preguntarle, se enderezó y les dijo: El que de vosotros esté sin pecado sea el primero en arrojar la piedra contra ella. E inclinándose de nuevo hacia el suelo, siguió escribiendo en tierra. Pero ellos, al oír esto, acusados por su conciencia, salían uno a uno, comenzando desde los más viejos hasta los postreros; y quedó solo Jesús, y la mujer que estaba en medio. Enderezándose Jesús, y no viendo a nadie sino a la mujer, le dijo: Mujer, ¿dónde están los que te acusaban? ¿Ninguno te condenó? Ella dijo: Ninguno, Señor. Entonces Jesús le dijo: Ni yo te condeno; vete, y no peques más". (Juan, 8, 1)


Si mi profesora de religión me viera ahora, estaría orgullosa de mí. Al menos en parte...

2 comentarios:

Javi dijo...

Todo esto ha venido a partir del spoiler???

Sí que te ha traumatizado que te dijeran que Jesús moría... xDxD

Morgana Majere dijo...

xDDDD podía ser, pero no :)