sábado, 12 de febrero de 2011

Vacíos.

Vacíos.

Vacío es lo que se crea cuando recuerdas lo que olvidar quisieras.

Vacío es lo que hay en tu estómago cuando oyes/lees/sientes lo prohibido.

Vacío es lo que queda cuando callas, por perturbador que parezca.

Vacío es todo sueño que nunca se hace realidad.

Vacía es toda historia que se calla.

Vacía es toda persona falta de amor.

Vacía es una casa con paredes a medio decorar.

Vacía es una vida. La vida.


Cuando con palabras no puedes contar(lo), cuenta con los dedos. Cuenta conmigo.

A veces hay duplicidades semánticas que debieran resolverse con la sintaxis, para no necesitar ningún contexto. Curioso. Maldita evolución histórica...


2 comentarios:

Duenda. dijo...

el sarcasmo también deja agujeros. y chichones. lo del contar con otro (migo, tigo, sigo de ellos, o perry manson) ya lo dice bennedetti. cuidado con el vaso medio lleno o medio vacío, depende del guiño.

yo, sin embargo, me cago en la pragmática.

d.

Morgana Majere dijo...

aaah, es la suerte de los latinistas. a nosotros la pragmática nos viene (un poco) del mundo de Yuppi.

Es broma. Pragmática, mucha; vasos, pocos :)