viernes, 25 de septiembre de 2009

(Malos) Hábitos


El hombre es un animal de costumbres, eso es algo indiscutible.

Poco a poco, cada uno coge sus rutinas sin saberlo, hasta en el más fútil de los actos. Pero después la mente queda descompensada cuando tal rutina se rompe. Sin llegar a comprender por qué, nos sentimos incómodos, nos sentimos perdidos, nos sentimos solos.

EL sol sale por el este y se pone por el oeste. La luna crece y decrece con la misma frecuencia en cada ciclo. Los niños nacen bebés y mueren ancianos. Primero es la vida, luego la muerte, luego la vida. Y nada de esto cambia.

Pero, ¿y si lo hace? Si ese código por el que nos regimos desaparece, si las premisas que nos ayudan a comprender se desequilibran, y si todo cuanto conocíamos cambia, ¿qué haremos entonces?

¿Por qué nos guiaremos? Y lo que es más, ¿cuánto tardaremos en reencontrar nuestro camino?

Preguntas difíciles de complicadas respuestas. Nada es lo que parece, y cuando el Dios al que siempre adoraste está muerto, debes seguir tu propio camino.

Espontaneidad. Esa es la respuesta.

¿O no?

3 comentarios:

Sergio dijo...

Es como la combustión de la turba...

Menelmakar dijo...

Por espontaneidad se hacen grandes cosas y grandes bobadas, pero ande o no ande... burro grande.

Javi dijo...

Lo difícil es comenzar a romper con lo estipulado, una vez se ha traspasado la pared ya da igual dónde estrellarse xD