miércoles, 29 de diciembre de 2010

Parece que fue ayer cuando celebraba las 200 entradas del blog, pero ha pasado ya bastante tiempo, y apenas si he escrito tres o cuatro más. Se dice pronto y bien.

Qué lástima. Al final todos los proyectos se convierten en palabras escritas en el agua, trazos que se desdibujan con la brisa invernal, susurros que se pierden porque no hay oídos que les presten atención. ¿Y qué?, me pregunto yo. ¿Es importante? ¿Le importa a alguien?

¿Escribimos para nosotros, o escribimos para que alguien lo lea? A veces, es necesario que algunas palabras se silencien para que otras puedan sobresalir y ser oídas. Sin embargo, ¿a dónde se van las palabras perdidas?

En algún lugar hay seguro un cementerio de palabras, todas mías, donde están guardadas las historias que nunca escribí. Tantas de fantasía, tantas de llorar, las menos de reír, llenas de cinismo, hipocresía, ilusión y pureza, pero todas acalladas por la necesidad.

Pero el día que me vengan todas de golpe, perderé el habla y tendré que esconderme para poder contarlas todas. Y que me socorran todos los dioses, que su ayuda necesitaré si lo tengo que escribir todo.

Intuyo que esto servirá de clausura del año, aunque nunca he sido capaz de encontrar una cerradura para decir: "bien, este año está cerrado". Lo único que veo son langostinos, uvas y voces, petardos y programas penosos que hacen a uno preguntarse si es que hay alguien trabajando la noche de fin de año (que sí, que haberlos, haylos, como las meigas; y un beso para todos, que lo necesitan), pero nunca un ojo esperando a ser tapado, ni engranajes engrasados para que no chirríen. Eso no. Así que no sé muy bien qué hay que decir.

Tal vez tendría que romper una botella, como los barcos; aunque igual el champán no sale muy bien de la pantalla. En fin, creo que me conformaré con empezar el proceso de mentalización para poner las fechas del nuevo año. Total, el 2010 ha pasado como un plumazo, y creo que siempre me confundía al escribirlo, así que será un buen salto.

2011, bienvenido seas :)

Deseos para el año nuevo:
- 2011, traeles una novia a mis amigos (una a cada uno, que si no se la tendrían que turnar, y la pobre no ganaría para viajes). Y, a poder ser, que sea friki.
- 2011, llévate, por lo menos, cinco kilos míos. Y, a poder ser también, no se los pongas al perro u.u
- 2011, haz que vayan bien todas las clases, que consiga solucionar mis horarios, y que lleguen pronto las prácticas. Que lo que menos hace falta es escuchar tonterías.
- 2011, cuídanos a todos, y danos fuerza, que nos va a hacer falta. Mucha falta. Y mucho cariño y amor, y toda la salud que puedas.

Y no te pido más, que luego me llaman avariciosa. El resto queda entre nosotros...

4 comentarios:

Hinageshi dijo...

Yo soy de los que opina que uno escribe para uno mismo, pero nunca está de más que alguien ajena se beneficie de eso.

Piensa en ese lugar donde va todo eso que no se dice como un pozo de los deseos, donde cada palabra es una moneda que algún día recuperarás, de una forma u otra.

Tú, simplemente, te llamaré tú :p

Morgana Majere dijo...

Tú, bonita :)

Duenda. dijo...

una de las dos mil diez cosas que me llevo, eres tú.

a ser feliz.

d.

Morgana Majere dijo...

oh :O a dónde me llevas?? :D